Saltar al contenido
Cosas de Guitarra

Inalámbrico para guitarra

¿Cansado de tus cables? ¿necesitas libertad en el escenario?. Elegir un buen inalámbrico de guitarra se puede volver algo muy tedioso, así que en Cosas de Guitarra hemos decidido explicarte los puntos más importantes a tener en cuenta a la hora de comprar un inalámbrico para tu guitarra.

Tipos de sistemas inalámbricos para guitarra

Los sistemas inalámbricos pueden parecer algo básico para algunos usuarios, pero en realidad son bastante complicados. Se pueden diferenciar en función de diferentes criterios, pero generalmente se trata de tres tipos básicos de estos dispositivos: VHF, UHF y sistemas digitales.

Los sistemas VHF son de la vieja escuela y utilizan las mismas frecuencias que los dispositivos de radio y TV, que varían entre 30 MHz y 300 MHz. Estos están en el lado más barato de la lista, pero no son recomendados por la mayoría de los guitarristas, ya que son, los más susceptibles a las interferencias de audio, lo que los convierte en los menos fiables.

Seguidamente, los sistemas UHF son más accesibles, seguros y comunes en el mundo de la música. Utilizan frecuencias de TV en el espectro de 300 MHz a 3 GHz, y aunque también están limitadas por una variedad de regulaciones de frecuencia UHF, tienen casi todo lo que un guitarrista necesita.

Rebajas
X-VIVE U2 Sistema inalámbrico de guitarra, color Carbon
  • Toca tu guitarra o instrumento de cuerda sin cables con el sistema inalámbrico de guitarra de U2 X-VIVE

Finalmente, tenemos los sistemas inalámbricos digitales. Estos sistemas se trabajan en las mismas frecuencias que los routers Wi-Fi, lo que los convierte en los más seguros y efectivos. No son susceptibles a la interferencia de la señal, lo que significa que puedes confiar en ellos mucho más que en tu cable de guitarra. No hace falta decir que esta ingeniosa y pequeña característica los ha convertido en un elemento básico de la industria y en uno de los tipos de sistemas más buscados en el mercado actual.

Qué buscar al comprar un inalámbrico de guitarra

La cosa más importante a la que prestar atención cuando te decidas a comprar un sistema inalámbrico para tu guitarra es anotar tus necesidades. Deberías de hacerte estas preguntas: ¿Cómo de grandes son los lugares en los que voy a tocar? ¿Tienes espacio en tu pedalera? ¿Con qué frecuencia tocas en el mismo lugar?

Dependiendo de estos criterios, tenemos varias sugerencias: opta por sistemas UHF básicos si tocas en lugares más pequeños, no necesitarás mucho más; ir a por un receptor en formato pedal si tienes sitio en la pedalera; opta por un sistema digital si tus lugares son grandes o si cambias de lugar a menudo.

Aparte de eso, debes ver lo que ofrece el sistema y cómo se adapta a tus necesidades: si no necesitas un rango de 500 pies, no pagues dinero extra por ello; Si no necesitas un montón de canales, no pagues más por eso tampoco.

Pero en general, no compres artículos que estén al límite de lo que necesites. Por ejemplo, si necesitas un rango de 60 pies, no compres un sistema que tenga un rango de 60 pies, compra uno de 100. Debes tener estos dispositivos constantemente en tu zona de operación óptima, y ​​eso significa que no hay límite extensión.

Y siempre recuerda que, a diferencia de los cables de guitarra, el sistema inalámbrico no es un aparato de plug-n-play. Incluso los mejores modelos te fallarán si no están configurados correctamente, así que tómate tu tiempo para estudiarlos a fondo y entender sus límites.

¿Cual es la función de un sistema de guitarra inalámbrico?

Un sistema de guitarra inalámbrico es un dispositivo que sustituye un cable de guitarra normal. Conecta tu instrumento a un amplificador a través de la tecnología inalámbrica, convirtiendo tu entorno para tocar en algo mucho más libre. La diferencia clave es la forma en que se transmite la señal.

Lo bueno es que, no te enredaras con tus cables, no los pisarás, y no te desconectaras por accidente.

En lo que respecta a los receptores, estos funcionan con baterías, lo que significa que tendrás que mantener tus baterías bajo control y asegurarte de que estén siempre lo suficientemente cargadas. En general, las encuestas han demostrado que la gran mayoría de los guitarristas consideran que los sistemas inalámbricos son más seguros y prácticos.

Componentes de un sistema de guitarra inalámbrico

Hay dos componentes clave de cualquier sistema inalámbrico para guitarra: un transmisor y un receptor.

Un transmisor es el encargado de transmitir la señal de tu guitarra hacia el receptor.

El receptor recibe la señal del transmisor y la pasa directamente a tu amplificador, mesa de mezclas, etc…

Otras características a tener en cuenta de un inalámbrico de guitarra

En primer lugar, está la selección automática de frecuencia. Esta es una opción bastante útil que otorga al dispositivo la capacidad de localizar instantáneamente el canal libre más cercano y conectarse con él.

Además, está el rango de frecuencias, una función que indica en qué frecuencia está usando tu unidad.

Luego está la respuesta de frecuencia, una herramienta para dictar las frecuencias altas y bajas que el dispositivo puede manejar.

Finalmente, hay un bloqueo de interfaz, una función que bloquea la configuración para que no las cambies accidentalmente. Vale la pena señalar que la mayoría de las unidades viene con una serie de frecuencias pre-programadas por grupos.

¿Cómo utilizar efectos con un sistema inalámbrico de guitarra?

Esta es una pregunta muy frecuente. Por lo general, la forma en que funciona es que la salida del instrumento está conectada a una entrada del transmisor inalámbrico, y la conexión de RF del transmisor va al receptor inalámbrico. Además, la salida del receptor se conecta con la entrada del primer pedal de efectos, y la salida del último pedal de efectos va a la entrada del amplificador.

Sin embargo, esta disposición crea un problema ya que la salida de audio del receptor tiene diferentes características electrónicas a la de la salida de audio del instrumento. Esto hace que los pedales de efectos suenen de forma diferente a la de  una conexión de cable estándar.

Entonces, lo primero que debes hacer es nunca poner tus efectos de guitarra después del transmisor inalámbrico. De esta manera, obtendrás una mejor calidad de audio y una mejor tasa de rendimiento. Y si estás preocupado por dañar alguno de los dispositivos de tu cadena de señal debido a una posición incorrecta, no te preocupes, ya que lo que estamos hablando aquí sólo afecta al sonido y no a los dispositivos.

¿Cómo potenciar el rendimiento de un sistema de guitarra inalámbrico?

Si bien las especificaciones y la calidad de construcción están entre los factores clave que distinguen a los dispositivos buenos de los malos, una variedad de factores no relacionados con tu sistema pueden interferir con el sonido y dar la impresión de que el sistema es peor de lo que realmente es. Del mismo modo, la configuración de un entorno adecuado asegurará el mejor rendimiento posible. En pocas palabras, esto es lo que debes hacer:

– No pongas el transmisor detrás del amplificador, de tus compañeros de banda o de instrumentos como el teclado.

– Muévete por el escenario para detectar puntos débiles. Las ondas de señal tienen una tendencia a rebotar en los objetos a su manera, lo que resulta en una potencia de señal más débil en ciertos puntos. Depende de ti  detectar esos puntos débiles y evitarlos a toda costa.

– Manténte cerca de tu transmisor y mantén tus baterías cargadas. Si tu dispositivo tiene un alcance de 200 pies, simplemente no salgas de ese alcance. Del mismo modo, si tu batería está al 20%, pon un juego nuevo de baterías o cargalas.

¿Cuánto debo gastar en un buen inalámbrico para mi guitarra?

Puedes obtener un inalámbrico decente por unos 100 euros, pero si deseas pasar al nivel superior, creemos que unos 350 euros es lo mínimo que tienes que gastar. Por supuesto, eres libre de elegir el que más te convenga.

¿Necesito algún accesorio adicional?

Logo Cosas de Guitarra

 Con la mayoría de ellos, no. Todo lo que necesitas es un cable, una fuente de alimentación para la base y un juego de baterías para el transmisor del sistema, ¡y listo!